“Nix y nox” nuevo espectáculo del Circo Price o de cómo el nuevo circo del s. XXI va hacia su desaparición.

Posted on diciembre 30, 2008

0


La música anula todo el interés de lo que sucede en la escena.

Ayer estuve con mi familia en la función del Price y tengo que reconocer que no me gustó nada. Y no es la falta de medios técnicos o de las instalaciones, más bien todo lo contrario…Sobra casi todo y se echa de menos las modestas funciones de los circos de los pueblos.

Este nuevo circo de hoy, que debe ser el nuevo espectáculo de vanguardia, se parece mucho a la televisión, a la mala televisión. La música constante, incluso en los momentos más importantes donde se supone que debería haber algo de tensión y de misterio,  lo esconde y lo anula todo. Una música a un volumen brutal que ensordece y aplasta la atención del público adulto e infantil. Una música que es el único hilo conductor de la función porque (y debe ser otra seña de identidad de “modernidad”) no hay jefe de pista. No hay nadie que presente los numeros ni a los artistas. Pues esa música omnipresente, aburre, cansa y agota hasta la saciedad. Tan solo hay un número, el del payaso, donde por breves instantes hay un poco de silencio…

No echo la culpa a los músicos que tocan bien, sino al director del espectáculo David Larible, por querer abrumarnos con tanto ruido, con esa especie de “hilo musical”, (“Muzak” como diría John Lennon), por no querer dejarnos pensar, no querer dejar que el público atienda, se emocione en silencio, se concentre en algo con intensidad…Es decir, nos trata al público como a burros, no como a seres pensantes. No. Todo se convierte en un espectáculo que no es más que un mal programa televisivo donde como de constumbre, solo se busca que uno consuma más y mejor y se entretenga hasta la próxima tanda de anuncios, que realmente es lo único que interesa, ¿no?

No vi a muchos niños reirse. No hay un número bueno de verdad de payasos, ¿han desaparecido los payasos del circo?, si es así el circo desaparecerá y creo que la función del Price va en esta funesta dirección.